top of page

Dudas frecuentes postparto en vacas

vaca en postparto

El periodo del postparto en las vacas representa un momento crucial tanto en términos de salud animal como de productividad en la industria lechera y ganadera. Queremos mostrar en este artículo las principales dudas y acciones clave para un manejo eficaz de las vacas durante el postparto, ya que es una fase marcada por cambios fisiológicos de importancia, y donde la vaca y su cría son muy vulnerables a diversas afecciones. Abordaremos aspectos críticos como la nutrición adecuada, el manejo de enfermedades comunes, y la importancia de un buen cuidado reproductivo para garantizar no solo la salud de la vaca, sino también el bienestar y el desarrollo óptimo de sus crías. Además, se enfatizará la relevancia de prácticas sostenibles y éticas en el cuidado postparto, subrayando cómo estas prácticas impactan en la productividad y la sostenibilidad a largo plazo en el sector agropecuario.


Las dudas más frecuentes sobre el postparto en vacas 


Durante el postparto en las vacas se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: 

  • Nutrición: Se debe ajustar la dieta de las vacas después del parto para asegurar una correcta recuperación y producción de leche adecuada. 

  • Salud y enfermedades: A parte de complicaciones propias del propio parto, como la mastitis o la retención de placenta, se deben controlar desórdenes metabólicos como la cetosis, entre otros problemas como el prolapso uterino. 

  • Reproducción postparto: Se debe controlar óptimamente los intervalos de fertilidad entre un embarazo y el siguiente, optimizando la salud del animal. 

  • Bienestar y comportamiento: Identificar y manejar el estrés o el comportamiento anormal de la vaca son cruciales para su correcta recuperación. 

  • Cuidado de la cría: Un aspecto imprescindible es tener igual de atención y cuidado en casi todos los aspectos de la cría, sobre todo durante la primera etapa para evitar enfermedades y otros aspectos. 



¿Cuándo llega el primer celo tras el postparto de una vaca? 


El primer celo postparto en vacas generalmente ocurre entre 25 y 50 días después del parto. Sin embargo, el tiempo exacto puede variar dependiendo de factores como la raza, el estado de salud, las condiciones de manejo y la nutrición.  Cualquier factor que preserve la salud del animal será bienvenido, por lo que, aunque la vaca físicamente se encuentre en periodo de celo, puede ser recomendable hacer una espera voluntaria de 40 a 60 días después del parto. 


Es importante considerar que, aunque el celo se presente, la fertilidad en estos primeros ciclos puede ser baja. Por tanto, puede ser recomendable esperar unos ciclos adicionales antes de realizar la inseminación artificial para asegurar mayores tasas de éxito en la concepción.


Si bien es cierto que varía en función de la raza, por ejemplo, las primíparas tardan más que las multíparas, los principales factores a tener en cuenta son los mencionados anteriormente, donde no influye el peso o la condición corporal. La producción de leche tampoco influye en el inicio de la actividad ovárica postparto. 


Principales riesgos de las vacas 


En el postparto, las vacas enfrentan varios riesgos, como lesiones durante el parto (tejidos blandos, neurológicas), enfermedades metabólicas (hipocalcemia, hipofosfatemia, hipomagnesemia, cetosis), retención de membranas fetales y metritis. Estos problemas pueden llevar a complicaciones serias afectando la salud y productividad a largo plazo. Un manejo cuidadoso y un tratamiento adecuado son cruciales para prevenir y abordar estas complicaciones, asegurando el bienestar y la eficiencia productiva de la vaca. 


Un correcto manejo de estas afecciones es primordial para evitar daños mayores. Las lesiones durante el parto pueden ser producidas por parte del ternero, normalmente por una asistencia inapropiada. Y las laceraciones deben ser tratadas con más cuidado, y se producen por una desproporción entre la madre y la cría, o por el uso de tracción excesiva/inapropiada al dar a luz. 


Por último, se deben tener en cuenta las lesiones neurológicas también. La lesión del nervio obturador ocurre comúnmente después de una pantorrilla con bloqueo de cadera y, en combinación con una lesión en la raíz del nervio L6 (ciática), resulta en parálisis de los aductores. 


¿Cómo debe ser la alimentación de una vaca tras parir? 


Tras el postparto de las vacas es vital mantener una buena nutrición para asegurar su recuperación y producción de leche. El balance nutricional comienza en el reparto y se intensifica después de parir. Durante los primeros 21 días es crucial equilibrar minerales, proteínas y energía. Es muy recomendable mantener una dieta rica en materia seca y suplementaria para evitar desbalances, si los hubiera. 


La cantidad de alimento debe aumentar en el posparto para promover la salud y la lactancia. La falta de balance nutricional puede llevar a problemas como la hipocalcemia, afectando la salud y productividad de la vaca. Por lo tanto, es recomendable que su alimentación consista en un 80% de forraje con un alto contenido de materia seca (25%), necesario para una correcta motilidad digestiva. Es importante ajustar la dieta incrementando 0.5 kg de concentrado por cada litro de leche producido, además de los 2 kg para mantenimiento. 


Para estimular la ingesta de materia seca y evitar trastornos metabólicos, se debe suministrar el alimento en 3 a 4 fracciones diarias, especialmente en horas de ordeño. Una condición corporal adecuada al parto es esencial para reducir el riesgo de desórdenes metabólicos y problemas reproductivos


Manejo de lactancia 


Las vacas lecheras tras las 3 o 4 primeras semanas de iniciar la lactancia, tiene su pico de producción de leche, el cual dura aproximadamente 305 días. Después de este periodo se entra en el denominado “periodo seco” donde la vaca no producirá leche y la ubre debe dejarse descansar. Para más información sobre el manejo de vacas lecheras haz clic aquí


Tras el postparto de la vaca lechera se deben seguir unos correctos patrones de salud para mantener un hábitat propicio para retomar la producción de leche correctamente. Estos patrones pueden resumirse en: 


Después de que una vaca haya tenido una cría, el manejo incluye:


  • Control de la salud: Observar a la vaca y la cría para detectar signos de enfermedad o complicaciones.

  • Nutrición: Asegurar que la vaca reciba una dieta que soporte la recuperación postparto y la producción de leche.

  • Cuidado de la cría: Verificar que la cría se alimente bien y esté sana.

  • Higiene: Mantener limpios el establo y el área de ordeño para prevenir infecciones.

  • Comportamiento: Vigilar el comportamiento de la vaca y la cría para asegurar un vínculo adecuado y detectar cualquier anomalía.

9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page