top of page

Cuidado y manejo de vacas lecheras para maximizar la producción de leche


Vaca con sistema de ordeño mecánico
Manejo de Vacas lecheras

La producción de leche es una importante actividad económica en gran cantidad de países, cuyo principal productor son las vacas lecheras. Un alimento básico en la dieta de la mayoría de hogares exige unos medios de producción intensivos, bien estructurados y dotados de una correcta planificación. Sin embargo, no podemos olvidar la importancia de los cuidados necesarios para obtener la máxima calidad y asegurar el bienestar animal, garantizar una producción óptima e influir positivamente en la longevidad de los animales. En este artículo veremos los factores más determinantes para el cuidado y manejo de las vacas lecheras con el objetivo de maximizar la producción de leche, así como los factores de riesgo asociados a este sistema de producción.


Bienestar y selección del animal

El bienestar del animal se define como la aportación de todos los medios suficientes para garantizar unas condiciones óptimas para el animal, para que éste pueda afrontar sin inconvenientes el entorno en el que vive, incluyendo aptitud física y mental. El correcto trato y manejo de las vacas lecheras harán que éstas se encuentren en un perfecto estado de salud, con una alimentación correcta y expresando un comportamiento normal en un entorno adecuado. La raza y genética de la vacas tiene una importante influencia en la producción de leche, así como su complexión física y edad.


¿Cómo influye el bienestar de las vacas lecheras?

El bienestar de la vacas influye notoriamente en una mejor producción de leche y también en una mejorar calidad de producto, el ganadero puede ofrecer un producto de calidad ética al consumidor y cumplir con los estándares de calidad de la legislación vigente.


Comportamiento de las vacas

Una correcta alimentación influirá positivamente sobre la producción de las vacas lecheras y consecuentemente en su bienestar y expresión de un comportamiento normal.

Hay tres sentidos fuertemente desarrollados debido a su condición como bovinos y su sentido de alerta ante posibles depredadores:

  • Vista: la posición lateral de los ojos permite a las vacas tener una visibilidad de 360º sin necesidad de mover la cabeza y son muy sensibles a los cambios en la intensidad de la luz.

  • Oído: con una muy buena audición, son capaces de percibir frecuencias imperceptibles para los humanos, por lo que los sonidos fuertes y estridentes provocan estrés y miedo.

  • Olfato: muy desarrollado. Con este sentido los bovinos son capaces de identificar a miembros del grupo, depredadores y comprensión del entorno.


Hechas estas consideraciones, hay que tener presente que en el comportamiento de las vacas lecheras existe una condición de interactividad entre los miembros de un mismo grupo, existen jerarquías definidas que son percibidas a través de estos sentidos tan desarrollados.


Alojamiento y traslado

Un espacio adecuado es importante para mantener a las vacas en condiciones de salud óptimas y evitar situaciones de hacinamiento. La ventilación y la temperatura también son un imperativo para que se sientan cómodas y evitar situaciones de riesgo.


El traslado es también un punto importante dado que en el transcurso del viaje también existen situaciones traumáticas que pueden influir negativamente en el futuro:


  • Evitar manejo agresivo a los animales causándoles dolor o sufrimiento innecesario.

  • Trasladarlos aplicando estímulos eléctricos o lesivos en zonas sensibles (ojos, boca, orejas, región ano-vaginal…).

  • Atar a los animales para el transporte de manera que su bienestar se vea comprometido.

Otros aspectos a considerar son:


  • Evitar el traslado de las hembras preñadas que se encuentren en el último mes de gestación.

  • Animales recién nacidos con el ombligo sin cicatrizar.

  • Animales con algún problema para permanecer en pie o con algún problema físico evidente.

Cuidado de la vaca lechera en preparto, parto y posparto

Existe un período en el que la vaca no produce leche conocido como período seco, con una duración aproximada de 60 días; desde el día de secado hasta el parto. Seguidamente existe un período de transición que idealmente está comprendido de 21 días para el preparto y otros 21 días para el postparto. Posteriormente hay tres procesos de lactancia claramente definidos:


  • Lactancia temprana (hasta los 100 días)

  • Lactancia media ( hasta los 180 días)

  • Lactancia final ( hasta los 300 días)


Durante el secado y el preparto los cuidados son especialmente sensibles. A continuación se detallan algunos aspectos a tener en cuenta para el manejo de las vacas lecheras:


  • Alejar a las vacas de la sala de ordeño.

  • Es recomendable inhibir la producción de prolactina con el objetivo de reducir la producción de leche al secado.

  • Identificar después del secado qué vacas padecen signos de dolor o complicaciones como la mastitis de forma temprana.


Beneficios de un período de transición preparto y posparto adecuados


Gracias al cuidado y manejo de las vacas lecheras, alimentación y cuidados durante este período se logra una adecuada transición del preparto a la lactancia con la incorporación de terneros con unas características idóneas:


  • Rumen adaptado a una alta ingesta de energía.

  • Bajada drástica de problemas de salud en los primeros meses de lactancia.

  • Buena fertilidad posterior y mayor producción de leche en la lactancia.

  • Mayor bienestar del animal con un menor estrés y esfuerzo laboral por la atención de vacas enfermas o problemas de manejo.

Rutinas diarias y manejo del ordeño

Para obtener un buen ordeño es necesario que las vacas se encuentren tranquilas y de esa manera segregar niveles adecuados de oxitocina, hormona que permite una mejor producción de leche. Si el animal se estresa por un ruido repentino o golpes, llevará un promedio de treinta minutos hasta volver a un estado de calma y frecuencias normales.


El uso de banderas permite guiar a las vacas hasta el patio de espera, preservando su seguridad. No hay que olvidar que el espacio debe ser suficiente y permitir libertad de movimientos hasta finalmente ser trasladadas a la sala de ordeño. Otra consideración antes del ordeño es asegurar la correcta limpieza de los pezones, que éstos se encuentren secos y bien estimulados. Una correcta higiene evitará dolores, heridas y también reducirá la exposición a agentes patógenos y un aumento de células somáticas.



En Datamars somos una empresa con gran experiencia en soluciones de identificación de ganado, por radiofrecuencia con nuestros crotales electrónicos y visual con nuestros crotales de manejo, puedes encontrar los productos de identificación que necesitas para tu ganado bovino en nuestra sección de crotales para vacas. Trabajamos a diario para dar un servicio y productos excelentes a ganaderos y animales. Si tienes cualquier duda sobre los productos que ofrecemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin ningún compromiso.





106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page