top of page

¿Cómo prevenir la pasteurelosis bovina?


Prevención pasteurelosis bovina

La pasteurelosis bovina es una enfermedad respiratoria que afecta al ganado vacuno. Los factores condicionantes para el padecimiento de la enfermedad es el contacto con ganado vacuno contagiado, así como los animales recientemente transportados en condiciones de estrés y que, por lo tanto, en condiciones poco favorables para la conservación de un estado de salud óptimo.

De este modo, en este artículo se explicará qué es la pasteurelosis bovina, así como cuál es su diagnóstico, síntomas y el tratamiento preventivo.

¿Qué es la pasteurelosis?

La pasteurelosis en bovinos es una neumonía grave que afecta al ganado bovino provacada por la multiplicación y colonización de las bacterias en el parénquima pulmonar.

De este modo, es un problema de salud cuya causa se debe a microorganismos como la Mannheimia haemolytica y la Pasteurella multiocida o el Haemophilus somnus.

Así pues, estos 3 agentes no se hallan en el pulmón, sino que suelen encontrarse por lo general en la mucosa faríngea nasal de los bovinos.

Todos son considerados patógenos oportunistas, que aprovechan situaciones posteriores a una infección vírica y/o el estrés fisiológico. La bronconeumonía fibrinosa bacteriana es la complicación más común y resulta en muchas ocasiones en la muerte del animal infectado.

Síntomas y diagnóstico de la pasteurelosis en bovinos

Los síntomas comienzan a ser evidentes tras 4 o más días posteriores a la infección, combinada ésta con una situación de estrés (transporte, hacinamiento, baja ventilación, etc) o de baja inmunidad.

Los síntomas más comunes de la pasteurelosis bovina son tos, fiebre, cansancio y presencia de moco color amarillo en ollares.

Signos clínicos de la pasteurelosis bovina

Los signos clínicos de la pasteurelosis bovina generalmente no se manifiestan y, por lo tanto, los animales suelen aparecer muertos de forma repentina.

No obstante, en la forma aguda de esta enfermedad se puede presentar anorexia, apatía y pirexia superior a los 40,6 °C, al igual que diversos grados de hiperventilación pulmonar y disnea.

Además, por medio de la auscultación no se pueden apreciar de manera clara los signos de esta enfermedad. Esto se debe al hecho de que los sonidos respiratorios son bajos y prolongados.

De igual modo, es posible evidenciar descargas serosas oculares y nasales, mientras que en las fases terminales, puede observarse salida de fluido espumoso por la boca.

Por otro lado, en lo que respecta a casos subagudos o crónicos, los signos clínicos pueden ser transitorios y mucho menos evidentes que en la enfermedad aguda

Factores que contribuyen a la propagación de la pasteurelosis

Las especies bacterianas Mannheimia haemolytica y Pasteurella multocida, suelen actuar como patógenos primarios, siendo la principal o única causa de la pasteurelosis bovina. No obstante, lo más usual es que formen parte del síndrome respiratorio bovino.

Así pues, estas especies bacterianas actúan en combinación con otras bacterias y virus, que cumplen papeles complementarios en lo que concierne al deterioro de las funciones respiratorias.

De esta manera, los animales se pueden contagiar de la enfermedad, bien sea por la vía respiratoria o la digestiva, es decir, cuando ingieren alimentos o agua que se encuentren contaminados.

Asimismo, esta es una enfermedad que se produce cuando los animales se encuentran en situaciones de estrés, debiéndose a factores como deficientes prácticas de manejo o la mala ventilación, entre otros.

La bacteria se encuentra localizada en tejidos pulmonares y genera en los bovinos una neumonía o pulmonía.

Prevención de la pasteurelosis

Por medio de aplicaciones de algunos cuidados y recomendaciones es posible evitar la pasteurelosis bovina.

En este sentido, algunas de las recomendaciones para la prevención de la pasteurelosis bovina son las siguientes:

Utilizar vacunas preventivas

Con relación a la prevención de la pasteurelosis bovina, entre las vacunas empleadas para evitarla, hay que mencionar a las clostridiales, que generalmente no sólo permiten controlar esta afección, sino también hasta 8 y 10 tipos de bacterias.

De tal forma, las vacunas son idóneas para que los animales puedan ser inmunizados de una manera correcta. Al respecto, las que se emplean tienen en su composición Mannheimia haemolytica y Pasteurella multocida, al igual que hay algunas combinadas que ayudan a combatir esta enfermedad.

Vacunar a los animales antes de que entren al rebaño o sean movilizados

Cuando nuevos animales entran al predio, lo mejor es que estos sean vacunados antes de que se mezclen con el resto, al igual que es necesario hacerlo previamente a que ocurra una movilización o embarque.

Lo recomendable es que las vacunas se apliquen con un tiempo de antelación a los traslados de los animales de al menos 3 semanas. Esto contribuirá a que se encuentren con la suficiente protección cuando entren a la explotación.

Asimismo, en aquellas circunstancias en las que no haya tiempo para aplicar estas medidas, es conveniente que en vez de que los animales se adapten a la granja, se proceda a vacunarlos en el instante en el que entren al cebadero.

Ofrecer confort a los bovinos cuando sean trasladados

Es muy importante cerciorarse de que los bovinos sean trasladados en situaciones en las que se les puedan garantizar confort, de manera que tienen que disponer de la suficiente agua, comida y espacio.

De esa manera, será posible prevenir que estos sufran de estrés y, por lo tanto, tengan riesgos de contraer la pasteurelosis bovina.

Retirar correctamente a los animales fallecidos en las explotaciones

Cuando hay animales que mueren en las instalaciones, se tiene que procurar que estos se retiren adecuadamente para que no contaminen fuentes de agua ni pastos.

En este sentido, se tienen que enterrar los bovinos muertos o en su defecto, evitar que los demás puedan tener contacto con estos.

Evitar que los bovinos experimenten estrés por competencia

Es recomendable que el ganado vacuno sea organizado en función de lotes homogéneos, esto es, teniendo en cuenta su peso y tamaño, así como de que estos tengan el mismo origen para que no sufran de estrés por competencia.

Por otro lado, con relación a cómo tratar la pasteurelosis en bovinos, hay que usar antibióticos para las vías respiratorias, tales como oxitetraciclina y penicilina.

La forma de administrarlos dependerá de algunos factores como la concentración del producto y la forma y momento de administrarlos.

Mediante el adecuado uso de antimicrobianos durante un tiempo óptimo y un buen control del rebaño la bacteria puede ser eliminada y de esa forma, los animales podrán recuperarse con el tiempo suficiente para que no afecte a la producción.

En Datamars Livestock disponemos de inyectores de ganado que te facilitarán la administración de los fármacos necesarios para tu ganado bovino.



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page