top of page

Crianza de Corderos

Problemas comunes en la crianza de corderos

La crianza de corderos presenta desafíos que van desde la salud hasta la gestión. Las enfermedades como la enterotoxemia y la podredumbre de la pata pueden afectar la mortalidad. También hay que prestar especial atención al carbunco o a la bichera. El control de parásitos internos y externos es esencial. Para ello, se debe mantener una correcta higiene de los comederos y bebederos, además de espacios con amplitud suficiente para una correcta ventilación. Se debe también vacunar a las ovejas a tiempo y proporcionar medicamentos regularmente para prevenir y, en caso de la defunción de uno de los animales, se debe proceder a su retirada inminente.


Por otro lado, la nutrición inadecuada, especialmente durante el destete de corderos, puede resultar en deficiencias o trastornos digestivos. Además, la gestión del pastoreo y la prevención de sobrepastoreo son cruciales para evitar la escasez de alimentos. Los problemas de comportamiento, como el rechazo materno y el estrés también pueden surgir. Además, las condiciones climáticas extremas, como el frío intenso, también requieren atención para evitar la hipotermia. La planificación cuidadosa y la vigilancia constante son clave para superar estos desafíos y garantizar una crianza exitosa de corderos.


Alimentación durante la crianza de los corderos


Durante la crianza de corderos, la alimentación es un factor clave para garantizar su salud y crecimiento óptimos. Durante las primeras semanas la principal fuente alimenticia partirá lógicamente de la leche materna, rica en nutrientes esenciales. Gradualmente, se introducirá heno de calidad en busca de la fibra esencial necesaria para su desarrollo. Al mismo tiempo, el tercer elemento que debe introducirse en la alimentación serán los granos. Aportan proteína y energía que aseguran el desarrollo muscular y la vitalidad del animal. 


El destete marca un punto de transición clave, donde los alimentos concentrados como pellets o gránulos especializados deben ser incorporados para satisfacer las necesidades del crecimiento del animal. A esta estructura nutricional se le pueden sumar minerales y vitaminas a parte para fortalecer los huesos y sistemas inmunológicos. 


Consejos para la crianza de los corderos


Para la crianza de corderos con éxito se deben seguir una serie de recomendaciones que facilitarán su correcto desarrollo y afianzará la relación con la madre. En primer lugar, es recomendable usar un perro para afinar la relación de la oveja y el cordero. Esto es debido a que cuando nacen los corderos, las ovejas muestran muy poco interés por sus crías. Si se introduce un perro hará las veces de presa, y se fortalecerá la unión entre ambos en aras de un instinto de protección natural. Por otro lado, para fomentar una correcta crianza de los corderos y la relación entre madre-hijo, se debe echar sal sobre el cuerpo del cordero para afianzar ese vínculo, ya que la madre lo lamerá y se despertará ese instinto maternal. 


Es posible, y recomendable, usar también la piel de cordero para fomentar la adopción. En este caso, se usa la piel de los corderos que mueren sobre los corderos huérfanos, los nacidos de camadas grandes o los hijos de ovejas sin leche. De esta manera, la oveja adoptará al cordero nuevo, basado en su olor familiar, considerándolo suyo. Por último, otra práctica muy corriente consiste en usar una cabra como madre adoptiva. Suele ser una opción muy recomendable para aquellas granjas que han tenido corderos huérfanos o camadas grandes. La hembra suele destetar a su cabrito antes de que comience la temporada de partos de las ovejas, lo que hace de la madre sustituta una opción muy viable para estos corderos huérfanos. Para comenzar a fomentar esta relación, se debe frotar el cordero sobre la capa de pelo de cabra para que se impregne del olor de la cabra. 



Dudas comunes sobre la crianza de los corderos


¿Cuántos corderos puede tener una oveja al año? 

Las ovejas son capaces de criar una camada de corderos al año con facilidad. Habitualmente, una oveja tendrá entre 1 a 3 corderos por parto, aunque podrían ser más sin problema. Son animales que conciben con bastante rapidez, dado que su ciclo es aproximadamente cada 17 días. 


El parto, conocido como “parición” o “corderamiento”, a menudo se lleva de una manera rápida y sin complicaciones. Las ovejas, aunque estén acostumbradas a dar a luz a solas, deben ser asistidas por los pastores en caso de que surja algún problema. Los corderos nacen envueltos en una “bolsa amniótica” que las ovejas instintivamente rompen para liberar al cordero. 


¿Cuántas veces al año paren las ovejas? 


Las ovejas normalmente entran en periodo de celo en otoño, y si se da el caso de la fecundación, la temporada de cría podría darse durante la primavera. En este momento los pastos son más abundantes y propicios para el crecimiento de los corderos. Por lo tanto, las ovejas pueden partir una vez al año, aunque podrían tener hasta dos camadas al año. Esto es menos común y requiere un manejo más intensivo. Por regla general, será una gestación anual, con una duración de entre 145 y 150 días en la mayoría de las razas. 


¿Cuándo empieza la etapa reproductiva de una oveja?


En condiciones óptimas, un cordero puede alcanzar la madurez sexual en pocos meses. En el caso de la hembra, entre los cinco y nueve meses, y en el caso de los machos, entre los 3 y los 6 meses. Conocida como ciclo estral, suele comenzar con la pubertad, que aunque varíe entre los machos y las hembras, también se ve algo influido por la raza, la nutrición y la presencia de machos en el rebaño. Este ciclo se manifestará en patrones estacionales y serán más receptivas durante el otoño. 


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page